Científico sueco sugiere ‘comer carne humana’ para frenar el cambio climático

Científico sueco sugiere ‘comer carne humana’ para frenar el cambio climático

La gente recurre al canibalismo por varias razones, que van desde ceremonias religiosas hasta una necesidad extrema y desesperada. Ya sea legal o no, la práctica continúa, como por ejemplo al oeste de Nueva Guinea a lo largo del río Ndeiram Kabur, donde vive una tribu llamada Korowai. Los miembros de esta tribu creen que un hombre brujo mata a los miembros del grupo y es su deber consumir el cadáver del hombre muerto para vengarse de la muerte. Pero tal vez esta práctica deba comenzar a expandirse por todo el mundo. O por lo menos esto es lo que piensa un científico sueco, quien acaba de sugerir en una cumbre de Estocolmo comer carne humana para frenar el cambio.
Salvando al planeta

En la película distópica de 1973 “Cuando el destino nos alcance (Soylent Green)”, el mundo está tan superpoblado que los cadáveres se venden como alimento. Pero el investigador sueco Magnus Söderlund cree que esta podría ser una solución al cambio climático y afirma que debemos “despertar la idea” de comer carne humana en el futuro.

En una cumbre para la comida del futuro llamada Gastro Summit, el profesor Söderlund hablo durante una charla llamada “¿Puedes imaginar comer carne humana?” sobre como los tabúes “conservadores” contra el canibalismo deberían erradicarse. Según informa el periódico internacional La Gran Época, el profesor sueco sugiere que la aversión de la gente a la carne humana podría superarse poco a poco, comenzando con personas que simplemente la prueben.

Los puntos de discusión del seminario incluyeron: “¿Somos los humanos demasiados egoístas para vivir de manera sostenible? ¿Es el canibalismo la solución para la sostenibilidad alimentaria en el futuro? ¿La Generación Z tiene las respuestas a nuestros desafíos alimentarios? ¿Se puede engañar a los consumidores para que tomen las decisiones correctas?”
Profesor Soderlun

Cuando se le entrevistó después de su charla, los periodistas le preguntaron si probaría la carne humana.

“Me siento algo vacilante, pero no parece ser demasiado conservador”, dijo Söderlund. “Tengo que decir que al menos estaría abierto a probarlo.”

Otras sugerencias de alimentos incluyeron comer mascotas e insectos, pero el canibalismo fue el foco principal del seminario. Aunque la reacción instintiva al comer carne humana es fuerte, la moral y la ética reales detrás de esos sentimientos no son tan simples como parecen. El canibalismo ocurre en muchas especies y ha sido parte de la cultura humana durante miles de años. A veces, el canibalismo se utilizó por los grandes guerreros para adquirir la fuerza de sus enemigos. En otras tribus, el consumo de carne humana tenía un significado más ritual.

En tiempos desesperados, la gente ha recurrido al canibalismo para sobrevivir. Por ejemplo, hay informes de canibalismo durante la hambruna de Corea del Norte en 2013, el asedio de Leningrado a principios de la década de 1940 y en la Guerra civil china de la década de 1950 y 1960. En Europa, desde el siglo XIV hasta principios del siglo XVIII, las partes del cuerpo humano fueron vendidas y compradas como medicamentos, particularmente huesos, sangre y grasa. Incluso los sacerdotes y la realeza consumían habitualmente productos del cuerpo humano con el objetivo de evitar desde dolores de cabeza, epilepsia, hemorragias nasales hasta la gota.

Y aunque parece “incorrecto”, la buena noticia es que consumir carne humana cocida no es más peligroso que comer carne cocida de otros animales. Lo mismo ocurre con la mayoría del cuerpo humano. Las implicaciones para la salud son similares a las de comer cualquier omnívoro grande. Sin embargo, hay un órgano que debe evitarse a toda costa: el cerebro. La tribu de Papúa Nueva Guinea, hasta hace relativamente poco tiempo, practicaba el canibalismo, comiendo parientes fallecidos. Es este grupo aislado el que demostró de los serios problemas que conlleva comerse el cerebro de otro humano.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )